Linea y Salud

Electropolución, ionización del aire o contaminación electromagnética

Electropolución, ionización del aire o contaminación electromagnética

Campos electromagnéticos o electropolución

L&S.- La modernidad trae consigo el desarrollo tecnológico con la efectividad como consecuencia en todos los campos. Nos aportan comodidad y ‘calidad de vida’, pero como contrapartida (la modernidad siempre tiene una contrapartida), nos trae perturbaciones en el medio ambiente y aparecen agentes nuevos como la electropolución, capaz de desequilibrar la vida en el planeta, o como poco, con nefastas consecuencias para la salud, tanto física, como psicológica como consecuencia, lo queramos, o no. (vea el artículo “Lámparas de sal del Himalaya“).

La concentración de iones positivos presentes en el aire que nos rodea nos sobrepasa y aunque es un fenómeno conocido desde la antigüedad, en las últimas décadas su presencia se ha incrementado en exceso y como consecuencia se produce la electropolución  o contaminación electromagnética.

Un uso indiscriminado de dispositivos electrónicos  nos hace soportar una  alta carga de electropolución que están generando serios problemas de salud a la población.

La electropolución, polución electromagnética, o simplemente polución tiene un agravante que la hace más peligrosa y es el hecho de que no se ve, no se huele y no se nota y además, crea dependencia.

La ionización positiva tiene consecuencias negativas: la electropolución, electromagnetismo o contaminación electromagnética y sus envenejecedores radicales libres.

Hay otro gran contaminante para la vida y que no es la electropolución, pero que se suma a ella. Se trata de venenos que entran en nuestro cuerpo a través de nuestros hábitos alimenticios. Comemos mal e ingerimos pocos productos que limpian el cuerpo de tóxicos. Además, hemos incorporado los productos químicos a la industria alimentaria y con ellos unos contaminantes que potencian a los particularmente agresivos radicales libres que aún lo son más, cuándo se ven afectados por las cargas iónicas positivas procedentes de la electropolución. Intentaremos explicarlo y ver cómo neutralizar su acción negativa.

Electropolución – Efectos y causas

A veces sentimos dolores de cabeza o mucho cansancio que no obedece a ninguna patología. También visión borrosa, o insomnio. Nos podemos sentir irritables sin un motivo. Alteraciones gástricas, problemas cardio vasculares, alergias, asma, etc. Nos hacen analíticas y aparentemente no hay nada clínico que lo esté provocando y entonces, la conclusión es el estrés. El estrés es un comodín que puede explicar todo lo que no tiene explicación, y es cierto, es estrés, pero ¿provocado por qué? ¿electropolución quizás? Hay que tenerle mucho respeto a esa palabra. La contaminación electromagnética es causante de muchas de las dolencias ‘modernas’ y aunque ya no podemos salirnos de los campos electromagnéticos de un mundo tan tecnológico como el que nos ha tocado vivir, sí podemos contrarrestarlos.

Si a la electropolución presente en el medio ambiente la cual provoca efectos negativos sobre la salud le sumamos los radicales libres ( átomos o moléculas ionizadas) que se forman en nuestro cuerpo por diversos motivos, entre los cuales se encuentran los tóxicos presentes en la nutrición y que respiramos del aire y que resultan altamente dañinos porque son el origen de enfermedades como tumores y cáncer, envejecimiento prematuro de órganos, alteraciones degenerativas en el cuerpo y enfermedades progresivas; entonces, tenemos un cóctel peligroso.

La electropolución  o contaminación electromagnética

La electricidad es vital para nuestra vida. Tanto así, que ya no es posible imaginar un mundo sin ella. Es más… un apagón significa el caos absoluto. La globalización y el progreso de los pueblos depende de ella y gracias a la electricidad y al magnetismo es posible que disfrutemos de la radio, la televisión, las telecomunicaciones, el desarrollo industrial, la automatización de labores otrora manuales, los grandes avances de la medicina, los ordenadores, los teléfonos inteligentes, una altísima investigación científica, los satélites con los que avanzar en comunicación y además de comodidades de todo tipo: equipos de alta definición, mantas eléctricas, secadoras de ropa, las afeitadoras, las aspiradoras, el horno microondas, la nevera, la estufa, la lavadora, el reloj despertador, etc.

También en la naturaleza la electricidad hace una labor inmensa. No sería posible la vida sin el electromagnetismo. Somos cuerpos eléctricos y para comprobarlo, analícese el cerebro, el corazón, el sistema nervioso central, el trabajo de los nervios y músculos, etc. y la propia tierra posee campos magnéticos.

El electromagnetismo es bueno y es malo. Por una parte sostiene la vida y por otra, se produce la electropolución que nos está matando. Es de vital importancia ser cautos con lo que tiene que ver con cargas eléctricas, tanto positivas, como negativas y con los campos electromagnéticos que desequilibran la carga eléctrica de las moléculas; origen de enfermedades y problemas orgánicos.

Esa electropolución que desequilibra nuestra salud puede tener varios orígenes, como por ejemplo: electricidad estática o variable, radiaciones ionizantes, radiaciones no ionizantes, energía, potencia, intensidad,  frecuencia, etc. y el receptor también se verá más o menos afectado por la electropolución dependiendo de variables tales como: permeabilidad, conducción, resistencia eléctrica, etc. No todas las personas son afectadas de la misma manera a igual que no todos los objetos se ven afectados por la electricidad y los campos magnéticos.

Los efectos benéficos de dichos campos magnéticos también son múltiples: Imagennología, terapias médicas, rehabilitación física, cirugía, medicinas alternativas, etc.

 Algunas fuentes de electropolución

Aun en el caso en que no hubieran emisiones electromagnéticas artificiales, o creadas por el hombre, el ser humano está expuesto a la influencia de campos magnéticos y campos eléctricos eléctrico terrestres y el cuerpo se comporta como un conductor eléctrico cuándo está sometido a los flujos de campos eléctricos y cómo esté en contacto con ellos, modificará necesariamente las líneas de dicho campo.

Los campos electromagnéticos y sus efectos son omnipresentes. Están en la atmósfera, en  nuestro entorno, en nuestro hogar, en la oficina, en nuestras células  en las cadenas de ADN y ARN, etc.

También todo aparato que utilice la electricidad, o pilas aporta radiación en forma de campo electromagnético (unos más, otros menos, pero todos). La electropolución es eso y muchos de estos aparatos producen una cantidad de electropolución que sobrepasa los niveles de seguridad permitidos, tanto por cantidad, como por intensidad la electropolución es nefasta y más, cuándo las personas sometidas lo hacen por un largo período de tiempo y sin ninguna protección.

Fuentes adicionales de cargas eléctricas nocivas

  • La propia fricción del aire es (aparte de las normales) una carga adicional de cargas eléctricas estáticas
  • Los transformadores eléctricos y las líneas de alta tensión
  • Los microondas, las antenas de radio AM Y FM y antenas de telefonía móvil
  • Teléfonos móviles  y Radioteléfonos
  • Ordenadores y televisores
  • Electrodomésticos

La interacción que tiene la electropolución con los tejidos vivos desencadena en el cuerpo diversos fenómenos biológicos de tipo eléctrico, físico y químico.

Hoy en día se sabe con certeza que los campos eléctricos, tanto positivos, como negativos (ionizantes como no ionizantes) ejercen efectos sobre las células, cuya acción puede ser beneficiosa, o perjudicial. Las radiaciones no ionizantes son aquellas con longitudes de onda mayores de 100 nm y con energía cuántica inferior a 12 eV.

Problemas de salud que se atribuyen a la electropolución

Hay muchos problemas que pueden tener su origen en la electropolución. Problemas como:

  • Migrañas, jaquecas,  dolores de cabeza
  • Cansancio o fatiga
  • Estrés
  • Problemas de visión (visión doble o borrosa)
  • Nerviosismo, insomnio, alteraciones del sueño, irritabilidad
  • Problemas cardiovasculares
  • Desequilibrios gástricos
  • Desequilibrios del sistema inmune (enfermedades autoinmunes)
  • Además, la electropolución (campos electromagnéticos) puede interferir de forma notable con tratamientos médicos.



Como solución a la proliferación de los radicales libres, cómprese una o varias lámparas ionizantes, añada un complemento de antioxidantes de calidad a su cuerpo y cambie sus hábitos nutricionales. De esa manera, serán muchos los problemas de salud que estará manteniendo alejados.

ANTIOXIDANTES DE ALTO VALOR CONTRA LOS RADICALES LIBRES

LÁMPARAS DE SAL DEL HIMALAYA


BIBLIOGRAFÍA

 [1] Méndez, Alberto; Román, Francisco y otros. Alteraciones fisiológicas por exposición crónica a intensos campos electromagnéticos no ionizantes. (Acta Colombiana, Vol. 20 # 5, 1994).

[2] Sierra, Ralph. Energía magnética o biomagnetismo. (Editorial Orión, México, 1990).

Artículos Relacionados

2 Comentarios en 'Electropolución, ionización del aire o contaminación electromagnética'

Gerardo Gonzalez dice : Invitado Reportar comentario one year ago

Medico Veterinario Zootecnista
Hoy vi un articulo de su publicacion ( Contaminacion Electrodomestica ) y me parecio exelente, motivo por el cual me gustaria suscribirme a su publicacion, le agradesco de antemano, Dios los bendiga.

irma trujillo dice : Invitado Reportar comentario 3 years ago

contaminacion electromagnetica
hola soy de jalisco mexico quiero saber a quien contactar para una medicion en mi casa o trabajo ya que no he encontrado a nadie que me pueda ayudar gracias

Comentar

Tu email no sera publicado. Los campos marcados son obligatorios.

Powerstrips

Cetona de frambuesa

Alta Cosmética

Mascotas