Linea y Salud

Herpes zóster o “Culebrilla”

Herpes zóster o “Culebrilla”

¿Qué es el Herpes zóster?

L&S.- El herpes zóster comúnmente llamado “culebrilla” es una patología que se compone de una serie de lesiones en la piel producidas como resultado de la inflamación de los nervios de una zona determinada y es provocado por el virus varicela zóster (VVZ); de modo que el herpes zóster es en realidad una neuropatía, que afecta a los nervios periféricos.

La varicela y el herpes zóster

Como ya hemos mencionado, el herpes zóster está causado por un virus que pertenece a la familia herpesvirus (herpesviridae) llamado virus varicela zóster (VVZ);  el virus varicela zóster (VVZ) es también el virus que causa la varicela común, enfermedad que tiene los nombres comunes (según el país) de chickenpox, chinas, viruela del viento, viruela del agua, peste cristal o lechina, ciruela ovina, viruelas locas, etc.

La mayoría de las personas han tomado contacto con el VVZ o virus varicela zóster en la infancia cuándo la contrajeron o estuvieron expuestos a la enfermedad aunque no la desarrollaran. El cuerpo de un niño puede infectarse y tener un proceso subclínico de la infección sin los síntomas clínicos. Cuándo un cuerpo se defiende de un ataque vírico, desarrolla anticuerpos y se deberán tener estos anticuerpos antes de padecer un herpes zóster o culebrilla.

En la mayoría de las personas, su sistema inmune anula  totalmente la acción de este virus en el cuerpo manteniéndolo inactivo, aunque permanece latente en los ganglios nerviosos. Cuándo (por el motivo que sea) el sistema inmune se debilita, o deteriora, el virus VVZ (virus varicela zóster) puede reactivarse y replicarse en las neuronas, formando virus nuevos con nuevas fuerzas que se dirigen hacia la piel a lo largo del axón (prolongación desde la neurona y que acaba en contacto con las células nerviosas) hacia la zona del dermatoma o zona de la piel enervada por una raíz o nervio dorsal de la médula espinal. Por eso, el herpes zóster o culebrilla sigue una estela que se corresponde a la ramificación de un nervio determinado.

Una vez está el virus ya del herpes zóster alterando la zona, la piel puede cambiar de color, salir ampollas o vesículas, cursando con un gran dolor y sensación de estrangulamiento. El dolor característico del herpes zóster está provocado por la irritación de las fibras sensitivas del nervio que se ve afectado.

No se debe confundir el virus varicela zóster (VVZ) o herpes zóster con el herpes simplex o herpes labial (calenturas), pues son herpes virus diferentes. En el herpes simplex, o herpes simple, el virus se llama VHS (1,2), aunque la infección sigue un proceso muy similar pues el virus se reactiva por una debilidad del sistema inmune quizás causado por estrés, enfermedades, tratamientos (oncológicos, de inmunosupresión, corticoterapia, etc.), condiciones físicas y otras situaciones. Un herpes simplex, o herpes labial no aparece solamente en los labios. Puede también aparecer en el rostro, dentro de la boca, o en cualquier parte del cuerpo, incluso en el área de los genitales. Es un virus molesto y doloroso, aunque no tan doloroso y complicado como el herpes zóster.

Síntomas del herpes zóster

Casi siempre, la aparición del herpes zóster es precedida por malestar físico, fiebre, dolores de cabeza, fotosensibilidad y otros síntomas herpes zóster o culebrillaclaros de que algo no va bien en el cuerpo. Después, aparecen picores, hormigueo, pasando a un dolor que llega a ser extremo en el área en que los nervios se ven comprometidos.  Aparecerá una erupción en la piel. Erupción que se caracteriza porque además, presenta vejigas llenas de líquido.

En la fase de desarrollo del característico rash cutáneo, la lesión empieza siendo una mancha eritematosa que se transforman en vesículas que se distribuyen en los dermatomas en forma de un cinturón que aprieta a ratos (por eso se llama culebrilla) y duele siempre con un dolor intenso y ardiente. Un herpes zóster o culebrilla es extremadamente doloroso. Esto puede ocurrir en la región media del tórax, en la zona oftálmica del rostro, o incluso en muslos, glúteos, en hombros o brazos. Cuándo un herpes zóster se produce en el rostro, puede afectar a la visión.

Con las vesículas y ampollas generalmente se acompaña un cuadro pseudogripal que cursa con fiebre, cansancio, dolor general, etc.) y en algunas ocasiones, las vesículas pueden romperse (de 7 a 10 días) desprendiendo un líquido sanguinolento y posterior cicatriz que puede ser hiperpigmentada (coloración marrón).

¿Se contagia el herpes zóster?

El herpes zóster puede pasar de una persona a otra por contacto directo y las ampollas son muy contagiosas, sin embargo no es un virus que se contagie (como otros) por la respiración, la tos, o contacto casual, por lo que es en la fase de vesículas cuándo se contagia y no en las fases previas, o cicatricial.

Evolución del herpes zóster

El rash (síntomas visuales) y el dolor van a durar de 3 a 5 semanas, no así las ampollas, que permanecen de 7 a 10 días; fase durante la cual tiene lugar el contagio, sin embargo, hay pacientes  que desarrollan una condición de dolor crónico a la que médicamente se denomina “neuralgia post-herpética”, la cual es tremendamente difícil de tratar y es más frecuente que se dé ese caso en los ancianos. Es una condición que puede incapacitar al paciente dada la severidad de los síntomas.

Zoster sine herpete o herpes zoster sin signos externos

El dolor de un herpes zóster es en forma brotes agudos que pueden ser picantes, punzantes, urgentes y sobre todo, muy dolorosos.  En el caso de que no haya áreas rojas con ampollas el dolor la situación se denomina “zóster sine herpete” y las contracciones nerviosas que provocan la sensación de que “algo está estrangulando” son si cabe, más intensas. Cuando esto ocurre, hay serios problemas de diagnóstico confundiendo una infección por herpes zóster con otras patologías. Incluso puede pensarse que se trata de infarto de miocardio, o cólico renal, neuralgias, etc. (dependiendo del área en que está la infección).

El zoster sine herpete es como se llama a un herpes zoster o culebrilla que no presenta signos cutáneos, aunque tenga todas las demás características. Es si cabe, más complicado y afecta a más nervios que el herpes zóster normal. Estos casos pueden complicarse con neuropatías craneales, polineuropatías, mielitis, o meningitis aséptica.

Herpes zoster facial

Con un herpes zoster facial se pueden producir complicaciones tales como parálisis facial (generalmente temporal),  encefalitis, síndrome de Ramsay Hunt el cual se cree que es producido porque el virus infecta el nervio facial cercano al oído interno, lo cual hace que se presente irritación e hinchazón del nervio, pérdida de audición, etc.

Si se produce el zóster perioftálmico (por afectación de la primera rama del trigémino) va a necesitar atención oftalmológica urgente, ya que es posible que acabe derivando en complicaciones oculares que pueden ir desde conjuntivitis aguda mucopurulenta, hasta epiescleritis, queratitis y uveítis anterior. Además, pueden producirse parálisis de los pares craneales III, IV y VI con consecuencia de afectación del movimiento ocular.

Herpes zoster  – Complicaciones

En el caso de que el virus haya afectado al nervio vago, puede aparecer una complicación que aunque es poco frecuente, sí que puede resultar bastante grave, ya que podría producir una insuficiencia respiratoria por parálisis del diafragma.

En individuos inmunodeprimidos pueden darse complicaciones tales como:

  • Herpes zóster generalizado: en el que aparecen lesiones múltiples que se asemejan a una erupción variceliforme. Es una complicación que se presenta en el 2-10% de los pacientes inmunodeprimidos (pacientes infectados por el VIH, con linfomas o bajo tratamiento inmunosupresor como por ejemplo el metotrexato).
  • Herpes zóster necrótico: cuando el rash (zona eritematosa con vesículas) que se origina sobre el dermatoma es muy extenso puede producirse un zoster gangrenoso incluyendo una fascitis necrotizante. La fascitis ocurre cuando un microorganismo (bacteria), generalmente un estreptococo β-hemolítico del grupo A se disemina por los fascia subcutáneos causando trombosis capilares con los subsiguientes infartos de la dermis y epidermis. El zoster gangrenoso puede causar serias lesiones que, en el mejor de los casos dejan extensas cicatrices

Tratamiento del Herpes zóster

herpes zóster o culebrillaEl nombre de “culebrilla” o de “fuego de San Antonio” son denominaciones populares de algunas zonas del Mediterráneo como España, Italia y Malta y se le llama así debido al aspecto que presentan las lesiones y es muy común que los afectados recurran a la brujería o a los curanderos en busca de alivio. Estos rezarán y aplicarán tinta china, algunas hierbas y pasaran sobre la zona sapos para evitar que la “culebrilla” se una sobre si misma cerrando el cinturón y acabe acarreando consecuencias terribles. Por supuesto, eso es un mito y una falacia peligrosa, porque aparte de los problemas que ya acarrea el herpes zóster por sí sólo, se agregará la posible infección de la manipulación por personas no profesionales de la salud y el inútil gasto de dinero y retrasarán la aplicación de un tratamiento médico serio.

La eliminación del virus del cuerpo es hoy por hoy algo imposible, aunque hay maneras de paliar las consecuencias y acortar el tiempo de padecimiento y recuperar los nervios afectados.

El protocolo médico propone medicamentos antivirales como el aciclovir (es el más común), desciclovir, famciclovir, valaciclovir y penciclovir. Estos fármacos hay que aplicarlos pronto. Si se hace dentro de las 24 h de la aparición del dolor, o sensación de ardor,  hasta antes de que aparezcan las ampollas, su efecto será muy satisfactorio, evitando así, complicaciones más severas.

No es frecuente, pero puede ser que el médico recomiende corticoides a fin de reducir inflamaciones y el riesgo de padecer de neuralgia post-herpética. Esto, generalmente se suministra a ancianos, que tienen un riesgo mayor.

Aparte del virus, el dolor es el mayor problema del herpes zóster y para ello se administran analgésicos que el médico dictaminará en función del grado y el umbral del dolor del paciente. Cuándo la intensidad es poca, generalmente se administra Ibuprofeno. Si es moderado, se receta  amitriptilina o nortriptilina (antidepresivos que modifican la transmisión nerviosa del cerebro) y en casos de dolor severo se recetan analgésicos narcóticos como la codeína o la metadona.

Sobre el dolor del herpes zóster, podemos decir que es un dolor diferente por ejemplo al dolor que provoca un golpe. Es un dolor de tipo neuropático producido por estructuras nerviosas que transmiten intensamente el dolor y de apariencia eléctrica, punzante y abrasante y que responde mal a los analgésicos o antiinflamatorios conocidos. Para este tipo de dolores se administran otros fármacos. En su mayoría son fármacos anticonvulsionantes como Carbamazepina,  Oxcarbazepina, Gabapentina y Pregabalina y también antidepresivos como la Amitriptilina y la Duloxetina los cuales pueden ser utilizados solos o combinados.

El dolor sigue siendo el mayor motivo de preocupación de los investigadores y en el intento de bloquearlo se han hecho descubrimientos que arrojan respuestas sobre el porqué del dolor extremo  incluso ante un roce suave y la respuesta es porque los nervio se inflaman por acción del virus herpes zóster produciendo glutamato, que es una sustancia química que invade las células cercanas a las células transmisoras de las señales del dolor. Es la razón por la cual la zona afectada por la culebrilla es tan sensible y dolorosa.

Algunos estudios han demostrado que administrando nuevamente la vacuna de la varicela a personas mayores bloquearía el virus.

Se han elaborado parches que contienen lidocaína o capsaicina (sustancia que se obtiene de los pimientos picantes).




Terapias complementarias

Es muy importante elevar el sistema inmunitario, ya que se trata de un virus y contra los virus, lo mejor de lo mejor para su bloqueo y tratamiento es el propio organismo con sus múltiples recursos pertenecientes al sistema inmune. Para ello, nada mejor que la uña de gato (Uncaria tormentosa), un complemento fortalecedor del sistema nervioso como el grupo de vitaminas B y el aminoácido Lisina (contenido en el parche para el dolor) que ha demostrado ser muy eficaz en inhibir la replicación del VVZ. Y para tratar la inflamación y el dolor, nada mejor que los parches de capsaicina, germanio, plata coloidal, ganoderma y fitoplancton marino y para equilibrar la transmisión neuronal del dolor un neurotransmisor como el triptófano.

Artículos Relacionados

3 Comments on Herpes zóster o “Culebrilla”

purevolume.com said : Guest Report 10 months ago

Cáspitas! Así se agradecen ver las cosas, gracias!

su said : Guest Report one year ago

que dolor
:-* :-x :cry: es horrible tener herpez ,el dolor neuralgico te queda por mucho tiempo

dayana said : Guest Report 2 years ago

herpes zoster
herpes zoster el contagio entre pareja si lo tiene en la nalga y esta tomando tratamiento y traga el semen puede contagiarse la mujer

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

Powerstrips

Cetona de frambuesa

Alta Cosmética

Mascotas